Nunca viajes en subte con un extraterrestre – Completo

Extraterrestre Aquí transcribo todo el cuento completo, para evitar que lo lean fraccionado.

 

NUNCA VIAJES EN SUBTE CON UN EXTRATERRESTRE
En Buenos Aires el calor resultaba insoportable y el subterráneo de la Línea A, era un caldera con cientos de personas apretadas.

Como de costumbre, los que estábamos dentro protestábamos contra los que pretendían entrar, a fuerza de empujones, y elos, a su vez, protestaban pidiendo que nosotros nos corriéramos.

El sector femenino era el más activo en la protesta, mientras que los hombres sólo intentábamos lograr nuestro objetivo, dependiendo de que lado estábamos.

Cuando las puertas se cerraron, quedé inmovilizado con una mano arriba y la otra abajo, tratando de no tocar a nadie para evitar alguna situación incómoda.

Si bien soy parco y huraño por naturaleza o por formación -no lo tengo en claro- tuve el maldito impulso de decirle al tipo que tenía al lado:

– Odio a los dromedarios.

El tipo, que parecía divertido, me miró extrañado.

– Los idiotas estos que suben con la mochila y te empujan sin asco con ellas. – le aclaré.

Efectivamente odiaba a esos chicos y a veces no tanto que suben con las mochilas y se dan vuelta golpeándote con ella, con total impunidad y no hay forma de hacerles entender, sin pelearse, que molestan inútilmente a todo el resto.

Parecen embarazadas al revés.

En otro momento haré una clasificación de los pasajeros del transporte público, pero no ahora.

El tipo me dijo:

– Es la primera vez que viajo en subte.

Lo miré con odio, no se cómo es la cara de porteño, pero si esta existe el tipo la tenía y había logrado mi sueño de no viajar de esa manera.

Para calmar mi bronca le pregunté:

– ¿Es turista? –

No – contestó – soy extraterrestre.

Siempre me dieron miedo los locos aunque les reconozco inteligencia porque es muy difícil mantener una fantasía y que esta tenga la coherencia necesaria para defenderla, aun con argumentos descabellados y cuando estos argumentos son tan descabellados que se hacen imposibles de demostrar, pasan a la categoría de genios.

Como sea, traté de correrme lo más lejos posible pero no existía lugar posible dentro del subte y el dromedario me impedía el paso.

El tipo me miró y me dijo divertido:

– Eso es lo más llamativo de los seres humanos, se la pasan buscando la verdad y cuando la tienen frente a sí no pueden creerla.

El miedo se me fue para dar lugar nuevamente al odio, el maldito loco tenía razón, pero no daba para convertirlo en genio, al menos todavía.

– Chau, me bajo acá.- le digo, mientras piso al dromedario y empujo a la señora que estaba frente a mi tapando la entrada.

– Le sigo. – me dice el loco mientras también atropella a la vieja.

¡Maldita, maldita sea! Mi suerte era de lo peor, allí estaba yo viajando por el andén repleto de gente, hablando con un loco filósofo y conversador.

La cosa es que ya estaba jugado y tenía que decir algo, sólo para impedirle a él hablar, ya me lo veía a los gritos mientras la gente del andén y de la calle me miraba.

– ¿De qué planeta viene? – No podía creer escucharme preguntarle eso.

– No tiene nombre. ¿Para qué querríamos llamarlo de alguna manera? aparte si tuviera nombre usted ni lo conocería.

Ya comenzaba a odiarlo profundamente, el tipo tenía razón.

– Vamos a tomar un café – me dice mientras me empuja a un bar del subterráneo-, yo lo invito, al fin y al cabo es el primer ser humano con el que hablo.

Me resigné, no parecía peligroso y empezaba a pensar que quizá podría usarlo como personaje de alguno de mis cuentos solitarios.

Allí estaba yo empezando mi semana, sentado en un bar subterráneo con un loco contándome sus delirios.

Ahora pienso que él no me contaba nada que yo no le preguntara.

– Ya que estamos cuénteme, cómo vinieron, como es su tecnología, como es su vida, esas cosas- le pregunté sin yo mismo creer que dijera tantas idioteces.

– Venimos volando.

– Claro, me imagino – le digo como si el tipo me estuviera cargando-, pero cómo son sus naves y donde las tienen, es decir, ya que estamos charlando de esto cuénteme con un poco más de detalle.

– Le dije que vinimos volando, no tenemos naves espaciales.

– ¿Entonces los platillos voladores son todas fantasías? – le pregunté creyendo que lo iba a sorprender y le costaría inventar algo para justificar lo que me diría.

De hecho lo hizo.

-Ni idea, yo nunca he visto ninguno, ya le dije que nosotros vinimos volando- contestó-. Voy a tratar de explicarle, somos algo así como materia sutil y nos nutrimos de energía, la luz, dado que nuestra concepción del tiempo es distinta no tenemos problemas con el tiempo. En definitiva, vivimos mucho más tiempo del que ustedes lo hacen, por lo que para nosotros es algo así como una caminata.

El loco, como ya dije, tenía consistencia en su discurso y yo, por momentos, pensaba que verdaderamente estaba hablando con un extraterrestre, así que, sin darme cuenta le pregunté:

-Pero vos tenés (ya lo empecé a tutear, después de todo podría ufanarme de conocer un marciano y ser su amigo), forma humana, como nosotros.

-Ah, bueno, es que a veces nos “densificamos” para interactuar con ustedes, sólo para divertirnos, de otra forma ni siquiera nos ven.

-Porque son energía, claro, pero entonces ¿para que vienen?.

-Es un planeta interesante para nosotros porque tienen mucha luz, demasiada diría.

-¿Demasiada? – Si, es como un atracón para nosotros, así que tuvimos que idear un plan para quedarnos.

-Entonces vinieron a quedarse. ¿Se supone que nos van a conquistar? -ya, a esta altura, yo estaba tan loco como él.

El tipo largó una carcajada y no podía parar de reírse mientras yo lo miraba molesto, por fin, me contestó con lágrimas en los ojos.

-Disculpá (él también empezó a tutearme), es que cuando adoptamos sus formas tenemos, algunos de los problemas de ustedes, aunque reconozco que la risa es una de las más agradables.

– En realidad no se dan cuenta. ¡Ya los conquistamos!

La contestación, no sé por qué, me molestó. Encima de demente, era soberbio.

-¿Trajeron un arma de alta tecnología?

-¿Tecnología? No, no tenemos tecnología.

-¿No tienen tecnología? No se suponen que eran más avanzados que nosotros.

-No necesitamos de eso, ni siquiera tenemos televisión, radio ni internet, para ser más modernos.

Ahora comenzó a intrigarme hacia dónde apuntaba el delirio del tipo.

-¿Y cómo se divierten?

-Vivimos.

La respuesta me descoloco, pero no iba a dejar las cosas así.

-Si, claro, nosotros también vivimos pero necesitamos alguna distracción, algo que nos entretenga cuando tenemos tiempo libre.

El tipo volvió a reírse a carcajadas, así que tuve que esperar que terminara nuevamente y volvió a secarse las lágrimas.

– Mirá, nosotros tenemos tiempo libre siempre, vivimos y eso es más que suficiente, eventualmente nos “densificamos” que no es más que vivir de otra manera, no necesitamos diversión ni tecnología.

-O sea, que se la pasan toda la vida sin hacer nada.

-Ya te dije, vivimos, conocemos otras cosas, viajamos, no necesitamos más que eso.

No entendía a dónde apuntaba así que volví sobre el tema en forma irónica.

-No importa, cómo es eso que nos conquistaron.

-Te explico, nos gusta tu planeta pero como te dije hay mucha luz, la cuestión es que nosotros no hacemos nada que perjudique directamente a otras especies, cuestión que descubrimos que podíamos hacer que ustedes se dominaran solos.

Definitivamente no entendía.

-¿A ver?

– Cuando empezó tu especie, nosotros estábamos aquí y vimos que era la oportunidad ideal para acomodar tu planeta a nuestras preferencias.

-¿Entonces? – lo alenté a seguir hablando.

-No entendés todavía.

A ver, ¿cómo es tu vida?.

– Normal.

– ¿Normal? ¿Cuántas horas trabaja?

– Ocho horas, corto en el medio una para comer, dos horas para viajar, una para la cena, también duermo ocho horas y los sábados y domingos hago algo para mí.

A medida que hablaba comencé a deprimirme.

– Ves, ya vas entendiendo. Cuando empezaron ustedes como especie, no tenían que hacer nada de eso.

-Está bien, pero evolucionamos y….

No me dejó terminar de hablar, comenzó a reirse nuevamente, a tal punto, que tuvo que agarrarse de mí para no caerse.

-Disculpá cuando dijiste “evolucionamos” no pude evitarlo.

-Claro que evolucionamos. -protesté.

-Al comienzo empezaron a evolucionar, pero por fin nuestra pequeña intervención, un invento en realidad, comenzó a cambiar las cosas.

– A ver -le pregunté tratando de averiguar a dónde quería llegar.

-Mirá, todas las especies de este planeta evolucionan, excepto cuando ustedes intervienen. Son la única especie cuyos individuos no son los más aptos para la evolución, de hecho, al principio lo eran.

-¿Cómo es eso?

-Todavía piensan que debido a sus avances científicos viven más en mejores lugares. No es cierto, si hubieran evolucionado verdaderamente, ahora serían una raza casi perfecta.

-No entiendo, tenemos tecnología, fábricas, remedios, montones de cosas que nos hacen una vida agradable.

-¿Agradable? Recién me dijiste que de toda tu vida aprovechas, cuanto mucho, unas cinco horas por día, no me parece que sea muy agradable y además, vivís preocupado por las cuestiones diarias, no me parece evolución.

-Tenemos que trabajar para vivir.

-Nosotros no, si hubieran evolucionado hubieran logrado lo mismo que nuestra especie.

Ya estaba definitivamente hablando con un extraterrestre.

-Mirá, viste el tipo que toca el pito en el subte cuando se cierran las puertas.

-Si, ¿qué tiene?

-Es un tipo con un físico adecuado, salva miles de vida por día y seguramente gana mucho menos que vos, que…. Bueno, no parecés estar en la mejor forma física.

-Así son las leyes del juego, yo estudié, me perfeccioné y ….

-No me dejó terminar de hablar porque se largó a reír otra vez.

-Disculpá. Es que me causa mucha gracia lo que me decís, los individuos más apto de tu especie están dominados por los menos aptos que además son minoría. Seguro que pensás que yo estoy loco, pero me parece que los que están locos son ustedes.

No podía soportar esta línea de conversación, no se por qué volví a sentirme deprimido.

-Contame de que hicieron para decir que nos dominaron.

-Introdujimos un elemento en tu cultura.

-¿Un elemento? ¿Un virus?

Otra vez, otra vez se empezó a reír pero esta vez, cuando vio que me molestaba, se contuvo inmediatamente.

-Todavía no entendiste. Necesitábamos que el planeta tuviera menos luz durante algunos siglos, porque era demasiada, pero no queríamos hacerlo nosotros, así que vimos que eran los más indicados para que lo hicieran eran ustedes, por lo que introdujimos una pequeña modificación en sus pautas culturales.

-¿Qué elemento, que pauta cultural?

-La única que podía revertir la evolución, que hiciera que los más aptos fueran reemplazado por los que lo son menos, que a su vez fueran ellos los que hicieran lo necesario para fuera cada vez más oscura.

El tipo me miró y yo también lo miré esperando que continuara.

-El dinero, introdujimos el dinero.


Technorati : ,
Del.icio.us : ,
Ice Rocket : ,
Flickr : ,
Zooomr : ,
Buzznet : ,
Riya : ,
43 Things : ,

Anuncios

3 Responses to “Nunca viajes en subte con un extraterrestre – Completo”


  1. 1 Meiga 6 abril , 2007 en 10:41 pm

    Me encantóoooooooo chuliiiiiiiiiiii!!!!!!!! jajajaja y si que nos jodieron con el villlllll metal esos marcianosssssss podridos!!!!!
    Bikiñosssssss y espero volver a leerte pronto 🙂

  2. 2 hiko 1 marzo , 2011 en 3:55 pm

    muy bueno el cuento, pero me deprimi como el del cuento XD

    yo tambien trabajo mucho y disfruto poco buaaa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El diario del Comandante

Bienvenido navegante, el hecho de que haya usado Comandante como apodo no tiene connotaciones políticas.
Acá hay un poco de todo, básicamente humor, algún cuento, cosas interesantes que encontré por ahí y lo que se me ocurra postear.
La experiencia de hacer un blog es interesante, pero no soy un fanático.
Espero que encuentren lo que buscan o, al menos, que encuentren algo que les guste.

Categorías

Who Links To Me – Pagerank

Obras

Más fotos
abril 2007
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

RSS

Blog Stats

  • 363,673 hits

A %d blogueros les gusta esto: